Schwarzkopf_Professional
trendylooks-header-720x180

Guía de cepillos

Guía de cepillos
De una sola vez, el cepillo adecuado cuida, favorece y peina tu pelo
© Fotolia

Son los básicos para la rutina de cuidado y peinado: los peines y cepillos son simplemente indispensables para el cuidado diario del cabello. ¿Pero qué cepillos son mejores para cada tipo de peinado y de pelo? Descúbrelos aquí. Además, consejos para usar y limpiar los cepillos Denman, Tangle, Teezer, etc.

Los cepillos y peines hacen una importante labor día tras día: eliminan residuos de producto, desenredan el pelo y le dan forma, volumen y brillo. Pero no podemos meter a todos los peines en el mismo saco; cada tipo de pelo y de peinado requiere el cepillo adecuado. ¿Qué hace cada uno y cuándo es mejor usarlo? Las respuestas están en nuestra galería:

  • Guía de cepillos

    guía de cepillos

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Cepillo ancho

    El cepillo rectangular y plano es especialmente adecuado para melenas largas y medias. Con él puedes manejar mechones anchos gracias a su forma. Esto significa menos pasadas de cepillo, así que se protegen las raíces y la textura. El cepillo ancho es ideal para secar con secador y crear looks suaves y relucientes. Para aquéllas que tengan el pelo fino, este cepillo es el mejor de todos.

    guía de cepillos

    © Tangle Teezer  

    Guía de cepillos: Desenredante

    El nombre ya lo dice: con púas flexibles de diferentes longitudes, estos pequeños “desenredantes” deshacen cualquier nudo en tu pelo. Este manejable cepillo se desliza por tu melena sin dar incómodos tirones ni estropear tu pelo: un gran valor añadido, especialmente para el pelo recién lavado.

    Haarbürsten-Guide

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Denman

    Este modelo se caracteriza por tener una base acolchada con fuertes púas de plástico. Estas púas ayudan a desenredar el pelo húmedo fácil y rápidamente. La base acolchada garantiza que el pelo no resbale por el cepillo demasiado fácilmente mientras lo secas con el secador, dándote todo el control sobre tu peinado. Es especialmente adecuado para peinar un corte bob.

    guía de cepillos

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Cepillo redondo

    Un cepillo redondo da a los looks más pulidos elasticidad y es la opción número uno para dar vida a tu melena. Cuanto más estrecho sea el cepillo, más ondulado será el look. Los modelos anchos, por su parte, dan mucho volumen. Un truco profesional: usa dos cepillos a la vez. Enrolla un mechón mientras te secas con el secador y deja el cepillo en el pelo para que se enfríe. Mientras, haz lo mismo con el otro cepillo, y así consecutivamente, añadiendo volumen a tu pelo en poco tiempo.

    guía de cepillos

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Cepillo esqueleto

    Este ligero cepillo que deja pasar el aire pre-seca el pelo rápidamente en la preparación previa al peinado. Es especialmente útil para el pelo muy largo y abundante. Si lo usas en las raíces, el esqueleto también crea un bonito efecto ‘push-up’.

    guía de cepillos

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Peine de cardar

    Este pequeño peine con cola es una verdadera maravilla para el volumen: puedes separar mechones con la punta antes de peinarlos hacia el sentido opuesto con las púas de la otra parte del peine. Este peine añade volumen y abundancia al pelo.

    guía de cepillos

    © Fotolia  

    Guía de cepillos: Peine ahuecador

    Cuando se cepilla el pelo ondulado o rizado, a menudo se vuelve pobre, ya que los pelos de los rizos se separan demasiado. Esto hace que el pelo se vea sin cuerpo. Un peine de púas anchas es lo mejor: usado con cuidado, desenreda el pelo sin destrozar los rizos.

  • Consejos: Usos y Limpieza

    De abajo arriba

    Para evitar dolorosos tirones y roturas de cabello, es mejor empezar siempre a cepillar por las puntas. Si empiezas por la raíz, el pelo enredado se va apretando aún más, formando pequeños nudos.


    Cepillar antes de lavar

    Esto elimina la suciedad y los residuos de producto incluso antes de aplicar el champú. Además, así el pelo no se enreda tanto mientras lo lavas, haciendo que luego sea más fácil peinarlo.

    ¿100 pasadas de cepillo al día?

    La regla general dice que deberíamos cepillar nuestro pelo al menos 100 veces al día para mantenerlo fuerte y brillante. Estos toques de cepillo tienen un efecto positivo: el cepillado estimula la circulación del cuero cabelludo, promoviendo el suministro de nutrientes a las raíces y por tanto el crecimiento del pelo. La grasa del cuero cabelludo también se distribuye por todo el pelo, actuando como una película protectora. Pero unas cuantas pasadas del cepillo serán suficientes para ello. Evita sobrepasarte, ya que esto estimula el aumento de producción de sebo en el cuero cabelludo y puede hacer que te quede el pelo graso.

    El cuidado del cepillo también es esencial

    Quita los pelos de los cepillos después de usarlos. Esto previene la acumulación excesiva de grasas y de residuos de los productos de peinado. También deberías limpiar tus cepillos periódicamente, ya que si no la suciedad y el sebo se esparcen por todo el pelo. Lo ideal es lavarlos una vez al mes: humedece el cepillo con agua tibia y haz espuma con un poco de champú suave. Después aclara abundantemente y déjalo secar sobre una toalla con las púas hacia abajo.