Schwarzkopf_Professional
Trendy Looks 2017

Encontrar el champú perfecto

Encontrar el champú adecuado
¡Lavarte el pelo no es un problema con el champú adecuado!
© Fotolia

¿Quieres un pelo sano con un brillo radiante? En lugar de empezar tu rutina de belleza con mascarillas, tratamientos y demás, da el primer paso con el champú adecuado. Estos productos pueden hacer mucho más por ti de lo que imaginas…

Reparan con herramientas invisibles, repelen los dañinos rayos UV para proteger tu pelo y transforman las melenas sin vida en cabellos con volumen. En realidad podemos decir que los champús lo dan todo por nosotros. Cada champú tiene un efecto diferente. Para ayudarte a seleccionar el mejor para tu tipo de pelo, te presentamos las categorías más importantes y te revelamos qué pueden hacer y cómo funcionan:

Champú reparador

El pelo soso, frágil y las puntas abiertas están causadas por una estructura de cabello irregular. Para el pelo rizado o encrespado, éste puede ser su estado natural. El pelo puede dañarse por el calor, el estrés de las coloraciones y más motivos. Los productos nutritivos y reparadores reconstruyen la superficie del pelo, rellenan los huecos en la capa de keratina y sellan las puntas, para que no puedan abrirse. Los aceites de plantas son muy efectivos para esto. El de macadamia, por ejemplo, repara y nutre la cutícula del cabello con lípidos (grasas). El de argán y el de girasol contienen valiosos ácidos de grasas no saturadas similares a los propios lípidos de las glándulas del cuerpo humano. El aceite de almendras es genial para un cuidado intensivo sin apelmazar. La alternativa sintética: las siliconas, que envuelven el pelo con una película protectora, suavizan la cutícula y sellan las puntas abiertas. Los nuevos champús de silicona hacen todo esto sin apelmazar el cabello.

Nuestra recomendación: Gliss Reparación Total, Gliss Ultimate Oil Elixir, Gliss Ultimate Repair

Champú para el color

Después de la coloración el pelo no solamente requiere un cuidado extra sino también un caparazón invisible que proteja los nuevos pigmentos y preserve su brillo. Por eso los champús de coloración contienen antioxidantes entre otras cosas, protegiendo el pelo contra los rayos UV para retrasar lo máximo posible la pérdida de color.

Nuestra recomendación: Champú Gliss Ultimate Color

Champú volumen

Un cabello fino sin volumen no es una razón para cortártelo, gracias a los champús con efecto volumen. Al igual que los demás champús, principalmente contienen agua, ingredientes hidratantes, fragancias y detergentes (tensidas). La diferencia: para estos champús las propiedades voluminizadoras están intensificadas. Este tipo de champú no solo limpia sino que separa unos cabellos de otros, haciendo que la melena parezca más abundante.

Nuestra recomendación: Champú Gliss Hialurón + Rellenador, Champú Ultimate Volume

Champú para pelo graso

¿Tu raíz parece que esté sucia tan solo horas después de lavarte el pelo? A menudo, la causa es un exceso de grasa. Los champús para pelo graso eliminan el exceso. Contienen una mayor concentración de detergentes pero no substancias reponedoras de lípidos como aceites o siliconas. En cambio, calman el cuero cabelludo y regulan la producción de sebo. Truco: haz espuma con una pequeña cantidad en tus palmas, masajea abundantemente en el cuero cabelludo y déjalo actuar unos minutos para que los ingredientes puedan hacer su efecto. Atención: no uses champú para pelo graso más de dos veces a la semana y escoge un producto extra-suave para los demás días. Si no, tu cuero cabelludo se resecará excesivamente. El champú seco es perfecto para usarlo entre lavados.

Nuestra recomendación: Champú Gliss Dry Shampoo

Champú de limpieza profunda

Los tratamientos detox para el pelo también están a tu alcance. Los champús especiales de limpieza profunda liberan tu melena de todos los contaminantes y partículas que apelmazan el pelo, que pueden ser desde simple suciedad hasta residuos de productos de peinado. El champú de limpieza profunda no tiene aditivos extra y limpia tu pelo de forma natural, por ejemplo con mentol, menta, limón, jengibre o extracto de colágeno marino, como el que incorpora GLISS Ultimate Volume. Truco: usa un buen acondicionador después de la limpieza.