Schwarzkopf_Professional
Trendy Looks 2017

Las cantidades de los productos de cuidado capilar

Haarpflege-Anwendung
Las cantidades de los productos de cuidado capilar y peinado: ¡da con la medida adecuada para conseguir mejores resultados! Más cantidad no siempre significa más ayuda. Al contrario, muchas veces más es menos.
© Fotolia und iStockphoto

¿Cuál es la cantidad de producto adecuada? ¿Tan pequeña como una gota o como un guisante, una avellana, una nuez o una pelota de tenis? Descubre cuánto producto usar y cómo aplicarlo.

  • Las habitaciones con demasiadas cosas se ven abarrotadas, por mucho que en la tienda parezcan muy decorativas. Demasiado maquillaje agobia y distorsiona la cara. Por la misma lógica, demasiada cantidad de un buen producto para el cabello puede causar problemas. La solución inteligente a este problema recae en el lema “menos es más”. Aunque no siempre se pueda aplicar esta máxima, sí que podemos tomarla como verdadera en la aplicación de productos de cuidado del cabello. Los productos de cuidado y peinado raramente funcionan mejor si los usamos en exceso. Al contrario, la cantidad adecuada y más eficaz es a menudo más pequeña de lo que imaginamos.  

    ¿Cómo debes usar tus productos de peinado o de cuidado y en qué cantidades?

    El tratamiento para puntas es tu arma contra las puntas abiertas. Estos líquidos se extienden por las puntas en gotitas. Los ingredientes recubren el pelo encrespado con una película ultra-fina. Como resultado, el cabello parece más cuidado.

    El aceite capilar se debe usar en pequeñas gotitas. Distribuye una o dos gotas por las palmas de tus manos, y después pásalas por las puntas de tu pelo. Ésta es la mejor manera de beneficiarse de los aceites capilares y de disfrutar del brillo y la manejabilidad de nuestro pelo. Si el aceite se utiliza así antes del champú, protegerá las puntas del efecto del secador. Los aceites capilares también forman parte de los ingredientes de los tratamientos sin aclarado. El cabello rizado puede necesitar un poco más de una o dos gotas de aceite. 

    Cera capilar: ¡Úsala con precaución! Empieza con cantidades minúsculas para evitar que se disuelva en tu pelo, agarrándose a tu cuero cabelludo y haciendo que parezca graso. Si te ha quedado el pelo muy chafado con la cera, el único remedio efectivo es un lavado a conciencia. Empieza aplicándote una cantidad del tamaño de un guisante en las manos y distribúyela, después trabaja tu pelo con ellas.

    Los geles fijadores varían su poder de fijación, éste va de suave a extra-fuerte. Usando una gran cantidad de nivel suave, no darás un poder de fijación extra-fuerte. El poder de fijación – no la cantidad – determina cómo de suave quedará el pelo después de la aplicación. Empieza con una pizca del tamaño de un guisante y aumenta la cantidad según necesites.

    Acondicionador: Una cantidad de acondicionador del tamaño de una avellana será suficiente. Para activar sus beneficios, deja que el acondicionador actúe brevemente antes de aclararlo. 

    Champú: Dependiendo de la largura y grosor del pelo, deberás usar la cantidad equivalente al tamaño de una avellana o una nuez. Es mejor aplicar el champú en pequeñas porciones de tu pelo. Enjuágalo muy bien, hasta eliminar los últimos restos de champú.

    Los serum anti-encrespamiento protegen el cabello del secador y lo dejan más suave. Los productos anti-encrespamiento están disponibles en forma de champús o de acondicionadores. Úsalos según las indicaciones del bote o aplica el tamaño de una avellana.

    Tratamientos capilares: Aplica una cantidad del tamaño de una nuez sobre el pelo previamente secado con toalla. Después deja que los ingredientes actúen.

    La espuma para el pelo se aplica en el cabello seco hasta que lo notamos ligeramente húmedo. Para ello el cabello largo requiere la cantidad del tamaño de una pelota de tenis. Para el pelo corto, será suficiente con menos cantidad de espuma. Empieza con una gota como una avellana y añade más si tu pelo lo necesita.