Cuidado del cabello | Tratamientos capilares

Cuidar el cuero cabelludo sensible

Tirantez, irritación, picores… Descubre porque tu cuero cabelludo se comporta de este modo y sobre todo nuestras soluciones para calmar esta situación y recuperar el equilibrio.

Para muchas mujeres el cuero cabelludo constituye una zona sensible de manera permanente, mientras que para otras este problema solo aparece de manera esporádica. ¿Las causas? El clima, las permanentes, las coloraciones frecuentes o mal aplicadas, o los cuidados capilares inadecuados. También puede estar relacionado con la fisiología de cada uno. El estrés y las tensiones también pueden perturbar el equilibrio de la piel y el cuero cabelludo.

Cuero cabelludo sensible: un fallo en la capa protectora

Igual que la piel, el cuero cabelludo está cubierto por una capa protectora. Imaginemos que es como un muro de ladrillos, y que, cada uno de éstos, es una célula de la dermis. El cemento entre los ladrillos representa los lípidos.
Las agresiones externas pueden dañar parte de este cemento. Consecuentemente, la barrera (nuestro muro de ladrillos) se fisura. La humedad se escapa y se produce la invasión de sustancias nocivas. El cuero cabelludo se irrita  y reacciona con picores, rojeces, caspa y una sensación de tirantez.    

Cuero cabelludo sensible debido a una rutina de cuidado inadecuada

¿Te lavas el pelo cada día y utilizas productos de acabado que contienen alcohol como geles o espumas? Esta rutina podría resecar el cuero cabelludo sensible. Si debes lavarte el cabello cada día, utiliza un champú muy suave y olvida durante un tiempo los productos de acabado a base de alcohol y estiliza tu cabello con acondicionadores sin aclarado, lacas y ceras.

Cambios climáticos, el enemigo del cuero cabelludo sensible

El aire caliente y seco en invierno y la climatización en verano ponen a prueba al cuero cabelludo. Durante estas épocas, los champús, acondicionadores y mascarillas hidratantes sin aclarado hacen maravillas sobre el cabello y cuero cabelludo. Reconstruyen las reservas de hidratación del cuero cabelludo, sin cargarlo de lípidos que pueden apelmazar el cabello, sobre todo al más fino.

Cuero cabelludo sensible: una visita al dermatólogo

Si los picores persisten pueden indicar la presencia de hongos. El cabello graso es muy sensible a su aparición, así que no dudes en acudir a tu dermatólogo.

6 trucos para restablecer el equilibrio del cuero cabelludo sensible

  • Truco 1:

    Un baño en aceite capilar le sentará de fábula a tu cuero cabelludo. Aplícate, realizando un ligero masaje, algunas gotas de aceite de argán o jojoba sobre el cuero cabelludo sensible y déjalo actuar una noche. Al día siguiente aplícate un champú sobre el cabello seco, y masajéalo, mójalo ligeramente para diluir el producto y aclara tu cabello con agua tibia. Respeta cada uno de estos pasos, es el único modo de eliminar el exceso de aceite del cuero cabelludo y del cabello.

  • Truco 2:

    Algunos ingredientes de los champús pueden secar el cabello y ser la causa de algunas molestias. En este caso mezcla en un recipiente un poco de agua con el champú antes de aplicártelo.

  • Truco 3:

    Los residuos de champús o del agua calcárea pueden irritar el cuero cabelludo.  Procura aclarar muy bien el champú. Si el agua es muy dura sigue este truco: mezcla una cucharada de jugo de limón o vinagre de manzana en un litro de agua fría y aclara tu cabello con esta solución.

  • Truco 4:

    Un suave masaje, realizado con una solución no grasa, puede calmar el cuero cabelludo. Cuidado con las soluciones líquidas de masaje a base de aceites esenciales que pueden provocar irritaciones.

  • Truco 5:

    Si tu cuero cabelludo presenta irritaciones, caspa y tirantez, evita el secador, la plancha de pelo y las tenacillas durante un tiempo. Estos aparatos desprenden demasiado calor y no harán más que resecar más aún tu cuero cabelludo.

  • Truco 6:

    Los cepillos de plástico y metal pueden irritar el cuero cabelludo. Utiliza cepillos de cerdas naturales, son más adecuados para el cabello y cuero cabelludo.